Noticias 

noviembre 4, 2020
Formación: motor del cambio para la digitalización
“Forma a la gente para que pueda marcharse, trátales bien para que no quieran hacerlo”, “Si crees que la formación es cara, prueba con la ignorancia”. Estas frases de Richard Branson, fundador de Virgin y Derek Bok, antiguo rector de Harvard, respectivamente; ejemplifican el necesario puente que existe entre los estudios y el trabajo. Y más en una época donde el tejido laboral español debe adaptarse a la nueva sociedad 4.0, en lo que Rosalía O’Donnell, CEO de Telefónica Educación Digital, llama la “era del aprendizaje”. “Nunca antes en la historia hemos tenido tantos retos por delante, tampoco hemos contado con los recursos, metodologías y la tecnología para impulsar el crecimiento de las personas como motor del cambio en entornos competitivos y exponenciales”, explica.

La transformación del mercado hacia un entorno digital es imparable y, la irrupción del coronavirus ha acelerado el proceso. “En 2 meses y medio de confinamiento se ha adelantado la digitalización en 5 o 10 años”, apunta Nacho Pinedo, CEO de ISDI, la escuela de negocios de la era digital. “Hay que dar el salto digital pese al vértigo porque no hacerlo es suicida”, completa. Para ello, hay que tener claro varios conceptos.

Formación
en España
  • 2,4 millones presupuesto 50% trabajadores
    50% desempleados
  • 18,6 millones de trabajadores
  • 3 millones se han formado (16%)

Los datos de los organismos internacionales avalan la necesidad de formar al tejido laboral en nuevas competencias. El Foro de Davos, por ejemplo, señala que se necesitará el reskilling de más de 1.000 millones de personas para 2030. En España se destinan unos 2.400 millones a la formación. Apenas un 16% de los 18 millones de trabajadores han decidido capacitarse en el último año según el último dato disponible por la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (Fundae). “La formación es la gran olvidada dentro de las empresas y es imprescindible para ser competitivo”, apunta el CEO de ISDI.

· Upskilling

Aprender nuevas habilidades que se adapten mejor a los puestos actuales y que vienen.

· Reskilling

Adquirir nuevas competencias y conocimientos para un trabajo completamente diferente.

· Preskilling

Anticiparse a los trabajos del futuro. Tener la mente abierta para estar preparado para las cosas nuevas que vengan.

  • · Sin embargo, hay compañías como Telefónica que se han convertido en el paradigma de la apuesta por la formación de su talento interno y, además desde Telefónica Empresas colaboran con otras para ayudar a desarrollarlo. “Contamos con más de 20 años desarrollando soluciones integrales de formación online, aunque es cierto que la crisis del COVID, ha eliminado barreras en algunos sectores”, apostilla O’Donnell, CEO de Telefónica Educación Digital.

“Contamos con más de 20 años desarrollando soluciones integrales de formación online, aunque es cierto que la crisis del COVID, ha eliminado barreras en algunos sectores”

apostilla O’Donnell, CEO de Telefónica Educación Digital

Telefónica Empresas ofrece a sus clientes la externalización del desarrollo y gestión “end to end” de su Plan de Transformación Digital con un enfoque estratégico; una optimización de los recursos; una simplificación del modelo de actuación; y un acceso a las mejores prácticas y tecnologías.

Para ello, es fundamental realizar un diagnóstico organizacional de los perfiles profesionales con una evaluación de sus competencias. Para ello, Telefónica Educación Digital dispone de una herramienta, VerificaT que permite identificar el nivel de conocimientos y competencias digitales de los empleados de una organización con el fin de asignar itinerarios de aprendizaje para la mejora en el desempeño de sus funciones.

Análisis para la transformación
digital de una compañía

“El approach es diferente en grandes y pequeñas empresas. No hay una solución única pero sí un proceso estandarizable y adaptable”

apuntan desde Telefónica Empresas.

Por otra parte, el Repositorio de contenidos para empresas, cubre la demanda tanto de clientes B2B de mediana y gran empresa bien en formaciones específicas o bien en itinerarios tecnológicos para alcanzar los niveles que las nueva economía precisa. Los contenidos están basados en nuevas metodologías de aprendizaje a través de microlearning, vídeo, píldoras, y todo ello a través de informes de seguimiento y consumo de licencias.

Y es que el COVID-19 ha supuesto un terremoto también en el área de la formación. “Ahora estudiar un MBA es del siglo XX, te explican como se trabajaba antes. Hay que hacer reskilling, lo que ya sabíamos hacer no nos va a salvar”, comenta el CEO de ISDI. El foco de la formación se ha puesto no sólo en el contenido sino también en formato digital o ‘elearning’.

Muchos planes formativos presenciales se han podido transformar en aulas virtuales o cursos online. Algunos clientes de Telefónica Empresas han incrementado en un 66% su formación virtual. Un proceso que ayuda a la hora de aprovechar el tiempo. “La formación digital permite organizarte mejor el tiempo. Es ubícua, cuándo y cómo te viene bien; admite diferentes metodologías, dispositivos y formatos, lo que nos permite ganar en flexibilidad con el fin de adecuarlo a las necesidades de cada organización o de cada perfil” , apostilla Rosalía O’Donnell.

Datos Internet

31,3 millones usuarios de smartphone. 70% navegación por internet desde el móvil.
1h y 27 min desde Smartphone. 28 min desde la Tablet.

Además del tiempo y del formato, la tecnología permite la utilización de diferentes herramientas innovadoras a la hora de realizar la formación. “La tecnología nos ha abierto caminos que eran inimaginables como la realidad aumentada o experiencias inmersivas para convertir al alumno en parte del contenido”, según explica la CEO de Telefónica Educación Digital. Encima, se habla de un producto que evoluciona a velocidad de vértigo ya que “los contenidos de hoy han variado con respecto a 6 meses atrás”, completa Rosalía O’Donnell.

Por ello, es importante asociarse a un partner que entienda las necesidades de transformación digital y disponga de un catálogo de productos y servicios, que permita acompañar a las empresas e instituciones en la formación tecnológica y capacitación digital de sus empleados para asegurar su competitividad.

“La formación más importante es la de convertir a los empleados en traductores digitales, que sepan trasladar su negocio al mundo digital”, sostiene Nacho Pinedo, CEO de ISDI

“Se precisa de un equipo de técnicos, pedagogos, psicopedagogos y expertos multimedia que unifique todas las necesidades de aprendizaje para cada empresa y sólo pueden hacerlo especialistas en innovación formativa”, asegura O’Donnell.

La pandemia ha puesto a prueba la digitalización de las compañías así como su modelo de negocio. “La formación más importante es la de convertir a los empleados en traductores digitales, que sepan trasladar su negocio al mundo digital”, sostiene Nacho Pinedo, CEO de ISDI. Esta transformación sólo puede provenir de las personas, “ellas son el motor del cambio”, según define Rosalía O’Donnell. Un motor que necesita nuevos combustibles digitales y, para llegar a ellos, sólo existe una forma de hacerlo que es invirtiendo en el desarrollo de las personas.

Artículos relacionados

BLOG

Las últimas actualizaciones y noticias, directamente de VALOR+ S.A.S.